Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de Cookies.

X

Pedir cita

He leído y acepto los aviso legal

Bienvenidos a la Clínica E.M.E.C.E en Barcelona

Blog

El tabú de la regla

El tabú de la regla

La menstruación es vivida como algo negativo en la mayor parte del mundo. También en nuestro país, no es un tema que se hable habitualmente y con naturalidad en las familias o desde la educación sexual reglada, si no que se siguen lanzando mensajes erróneos. Se considera incómoda y dolorosa, cuando muchos de los síntomas asociados con ella o con el síndrome pre-menstrual podrían solucionarse abordando de otra manera los diferentes momentos de nuestro ciclo.  

La autora de la web educativa sobre la menstruación Erika Irustra, afirma: “No puede ser que la mitad del planeta tenga el cuerpo mal, yo no estoy mal, el mundo se ha diseñado sin la mitad del planeta y sobre ella, asumimos que el dolor es intrínseco o propio del cuerpo femenino, no del sistema”. Según ella, esto genera culpabilidad, ansiedad, alteraciones hormonales y culpabilidad, siendo la única respuesta que recibimos la medicalización y tratamientos enfocado a lo reproductivo.
Sobre los mensajes más culpabilizadores que pueden constatarse a lo largo del mundo, nos hemos hecho eco sólo de algunos:

* En Afganistán consideran que el baño durante la regla puede causar infertilidad.
* Japón tiene una norma no escrita por la que está mal visto que las mujeres cocinen durante el periodo. Es poco habitual ver mujeres preparando sushi, porque creen que el sabor del pescado es susceptible de variar y ellas son “inestables”. También en otros países como India hay quienes creen que la comida puede pudrirse si las mujeres la tocan durante esos días.
* En ciertas regiones de Nepal (como el caso de la costumbre chaupadi al oeste del país) se encierra a las mujeres en un cuarto durante su menstruación. Al menos se ha registrado la muerte de una joven por esta práctica. La ley la prohibió en 2015.
* En Irán, el 48% de la población considera que la menstruación es una enfermedad.
* En algunos países de África (y de otros países del mundo) las mujeres son retiradas de la educación formal por considerar que empieza su periodo reproductivo (además de por no tener acceso a productos de higiene menstrual).
* También es el ejemplo de Perú, donde se han detectado casos de abandono escolar puesto que las autoridades educativas no facilitaban artículos de salud menstrual y, además, no disponían de agua corriente. Esta carencia impacta especialmente en las niñas.
* Malawi ha instaurado el secretismo durante la menstruación, de modo que son las tías quienes (y sólo a veces) abordan de forma indirecta el tabú con sus sobrinas.
* Bolivia enseña a no mezclar la toallas higiénicas con la basura común y esto, según publicó UNICEF, ha desembocado en la creencia de que si el flujo menstrual entra en contacto con otros residuos, puede originar enfermedades como el cáncer (además del tabú y vergüenza que causa en las jóvenes).
* En algunos territorios de Asia, existe la licencia por menstruación (permiso para ausentarse durante el periodo). Este debate se ha extendido a occidente, ya que es polémico si alegar que durante esos días la mujer tiene más molestias puede repercutir en su contratación.

Contra todos los conceptos erróneos y culpabilizadores que hay contra la regla, surge el “activismo menstrual”. Este movimiento busca una reconciliación con este proceso natural, un mejor entendimiento del mismo, de las fases del ciclo menstrual, de una manera más natural y menos medicalizada. Son personas que buscan empoderar a otras mujeres (en un sentido amplio de la palabra, entendiendo la diversidad de los cuerpos y las diferentes identidades sexuales, como la transexualidad) y reapropiarse del proceso de la menstruación. Lejos de la visión actual de la menstruación, que la asocia con la culpa y la vergüenza, buscan volver a otros conceptos culturales donde se reconocía cierto poder a las mujeres y a sus ciclos. Cuentan, por ejemplo, que, una antigua tradición eslovaca y otra maya en México, consistía en usar el flujo menstrual para fertilizar los campos por sus propiedades nutrientes.

En cuanto al proceso más individual de cada mujer, hablan de conectar con las emociones asociadas a cada uno de los ciclos, incluso a aprender a ejercitar el útero como método para prevenir los dolores menstruales y facilitar el parto. Por otro lado, proponen métodos alternativos de higiene menstrual que sean más ecológicos y menos dañinos para la salud sexual de las mujeres, además de menos costosos (como la copa de luna).  Una de las personas que critica la industria de los productos de higiene femenina, que son quienes mayoritariamente imparten talleres sobre la regla, es Alicia Domínguez, autora del blog Uterotopías. “La menstruación es un tabú porque poner el foco en ella plantearía hacer un cambio en el sistema social y laboral (…) el útero ha sido concebido sólo como un espacio para tener hijos o un lugar de enfermedad y de dolor (…) es un lugar de placer y de salud”.

COMENTARIOS

AÑADIR COMENTARIO

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>